¡Llamado S.O.S. AL RESCATE RENAL!

   (    De izquierda a derecha el senador José _Chaco_ Vargas Vidot, Normando Valentín, la pacientre trasplantada de riñón Ayleen Román, Ángela Díaz, directora ejecutiva del Consejo Renal y Helga García durante el secuestro del CRPR    )

(De izquierda a derecha el senador José _Chaco_ Vargas Vidot, Normando Valentín, la pacientre trasplantada de riñón Ayleen Román, Ángela Díaz, directora ejecutiva del Consejo Renal y Helga García durante el secuestro del CRPR)

El Consejo Renal de Puerto Rico y personalidades públicas hacen un llamado de alerta y prevención a toda la población para examinar su función renal ante la amenaza de que el 20% de la población
puede tener una condición renal crónica y no saberlo
 
 
San Juan, Puerto Rico, 24 de mayo de 2017--Los riñones son necesarios para tener vida. Sin embargo, la población en Puerto Rico está a riesgo de una condición renal y hay que hacer algo al respecto. La solución es sencilla: prevención y tomar acción. El fallo renal es prevenible pero no reversible, o sea, que puede evitarse si la condición renal es diagnosticada a tiempo. Esto puede lograrse con una simple prueba de laboratorio de orina o sangre al año y verificando el Índice de Filtración Glomerular (GFR, por sus siglas en inglés). Por ello, ante las alarmantes estadísticas de las condiciones renales en la Isla, el Consejo Renal de Puerto Rico llevó a cabo hoy la iniciativa de concienciación masiva y recaudación de fondos “El Rescate Renal”.
 
En este operativo, durante horas de la mañana un grupo de pacientes renales realizó un secuestro fingido a las personalidades y líderes Charito Fraticelli, Normando Valentín, el Senador José “Chaco” Vargas Vidot y la publicista Helga García, a quienes mantuvieron bajo su custodia en el Hotel Verdanza en Isla Verde por varias horas. Durante este tiempo, se realizaron clínicas de cernimiento para verificar su función renal, se les orientó sobre la severidad y el riesgo de las condiciones renales en Puerto Rico, y se les exhortó a crear conciencia pública sobre esta amenazante condición. Las personalidades se mantuvieron informando activamente a todo Puerto Rico sobre su cautiverio a través de los medios de comunicación y las redes sociales, a la vez que incitaban al público a realizar donativos a beneficio de la organización para ser liberados. En horas de la tarde, Charito, Helga, Normando y el Senador Vargas Vidot fueron rescatados y liberados por el Consejo Renal en una conferencia de prensa, donde junto a la directora ejecutiva de la organización, Ángela Díaz, y pacientes renales, llevaron un mensaje de alerta, acción y prevención de las enfermedad renal a la población.
 
“Es imperativo que creemos conciencia acerca de la prevención de las condiciones renales, en gran medida causadas a consecuencia de los estilos de vida poco saludables que vivimos en la actualidad. Además, es fundamental promover entre la población el tomar acción a la detección temprana: una prueba anual de sangre u orina puede salvar la vida,” expresó Ángela Díaz.

   (El grupo de personalidades y participantes del Rescate Renal)

(El grupo de personalidades y participantes del Rescate Renal)

Estos dos órganos que tienen el tamaño de un puño de la mano, una longitud aproximada de 5 pulgadas y un peso de aproximadamente ⅓ de libra están situados en la espalda, encima de la cintura y son protegidos por las costillas. A pesar de su pequeño tamaño, tienen la vital función de controlar el balance químico y líquido del cuerpo, eliminar los residuos tóxicos de la sangre, regular la formación y producción de glóbulos rojos y normalizar la presión arterial.
 
La pérdida paulatina de la función de los riñones se conoce como enfermedad renal crónica o “la enfermedad silenciosa” porque puede ser asintomática. Tanto así que las enfermedades renales han alcanzado la categoría de epidemia a nivel mundial y se estima que 1 de cada 10 personas sufren de insuficiencia renal, en muchas ocasiones sin saberlo. Sin embargo, en Puerto Rico esta cifra es el doble: 2 de cada 10 personas o el 20% de la población pueden tener una enfermedad renal crónica y no saberlo.
 
El deterioro renal puede tomar meses e incluso largos años y se clasifica en 5 estadíos. Después del estadío 3, el riesgo de mortalidad en un paciente renal se multiplica 10 veces. De la cantidad de pacientes total que se encuentra en estadío 3, solamente un 2% progresa a la etapa terminal.  Lamentablemente, casi el 50% fallece entre los estadíos 3 y 4. Más aún, el 49% de los pacientes en la Isla llegan a diálisis sin haber visto un nefrólogo cuando se supone que al paciente renal se le refiera a un especialista en nefrología en el estadío 3 para evitar el progreso de la enfermedad a una etapa terminal. Si hablamos de costos, pocos saben que en Estados Unidos los gastos de Medicare en el cuidado de pacientes con enfermedades renales superan el 20% de su presupuesto total.
 
En resumen, es alarmante que en Puerto Rico la población habla y conoce poco sobre el tema renal a pesar de que esta condición ocupa las estadísticas más altas de incidencia y mortalidad, y representa un costo exorbitante al estado.
 
Los factores de riesgo principales de la condición renal sí son muy conocidos y extremadamente comunes entre la población: diabetes e hipertensión. En Puerto Rico, a diciembre del 2015 había 5,651 pacientes recibiendo diálisis como tratamiento sustitutivo. De estos, el 69% tiene un diagnóstico primario de diabetes. La tasa de crecimiento porcentual entre 2001 y 2015 fue de 70.8% en pacientes recibiendo diálisis como tratamiento sustitutivo a la función renal. Hace aproximadamente 10 años, el grupo mayor en diálisis eran pacientes de 65 años o más, pero ahora se clasifica desde los 60 años, lo que implica que llegan a la etapa terminal a menor edad. Actualmente la población que se está observando es el grupo de pacientes entre 40 y 59 años, que representa el 31% de la población en Puerto Rico.
 
“Como entidad sin fines de lucro, nuestra mayor preocupación es la salud renal de la población y el bienestar de los pacientes, quienes ya de por sí tienen un cuadro de salud bastante comprometido. Su educación de los pacientes y sus cuidadores, los nefrólogos, los profesionales de la salud renal, nuestros líderes gubernamentales y la población en general es fundamental para lograr cambios significativos que logren reversar las alarmantes estadísticas renales en Puerto Rico. Sabemos que “El Rescate Renal” será de impacto en todo Puerto Rico y agradecemos infinitamente a Normando, Charito, Helga, el Senador Vargas Vidot, nuestros pacientes renales, a todas las compañías que colaboraron con nosotros y a los medios de comunicación por haberse unido a este esfuerzo para llevar este mensaje de manera contundente a la población. De igual manera, agradecemos a todo nuestro pueblo por sus donativos a beneficio de la organización ya que serán utilizados para continuar nuestros programas de impacto a la población. Esperamos que a partir de hoy todo Puerto Rico tome acción. Que todos se hagan su prueba de laboratorio lo más rápido posible para verificar cómo está su función renal y que tomen acción para prevenir y detener el progreso una condición renal crónica. El Consejo Renal está aquí para todo Puerto Rico,” concluyó la directora ejecutiva. 

 (Los voluntarios del Consejo Renal recibiendo las llamadas de donativos del público durante el Rescate Renal)  

(Los voluntarios del Consejo Renal recibiendo las llamadas de donativos del público durante el Rescate Renal)
 

Sol Borincano