Jamaica y Puerto Rico: De un pájaro las dos alas

Se presentan los magnates The Wailers, junto a varios artistas de la escena de reggae local.

Luego de que abrieran las puertas de Vivo Beach Club, comenzó la larga noche de reggae con el grupo Yíbaro. Estos jóvenes universitarios rompieron el hielo en Isla Verde con una selección de sus composiciones, incluyendo “Bombón”, el primer éxito comercial del grupo. A continuación salió la coalición de “all-stars” del reggae boricua, Abnessa. Esta nueva agrupación se compone de Misael González (Yerba Bruja), Carmelo Romero (Gomba Jahbari), Bebo Rodriguez (Cultura Profética), Max Rivera (Roots Natty), entre otros. Tocaron varias canciones de los distintos integrantes, entre estas: “Rasta resiste” y “Nos vamos por ahí”. Incluso Misael presentó a un invitado especial, el jóven Nabori Nyah, quien rapeó unas cuantas rimas sobre el colonialismo, la Junta de Control Fiscal, la situación de las cenizas en Peñuelas, y la lucha por defender a Playuela. Al terminar Abnesa, sale en tarima Mike Martin & Los Rootsticks, los últimos en tocar antes de los principales. Estos interpretaron varios temas originales, como “Babylon Will Fall”.

Finalmente, llega a la tarima The Wailers, el grupo legendario que viajó el mundo y grabó alrededor de una docena de discos con Bob Marley. Comenzaron su presentación con varios clásicos como “Natural Mystic”, “Is It Love” y “Positive Vibration”. El sonido del grupo era impecable, con los integrantes originales Aston Barrett (bajo), Junior Marvin (guitarra) y Donald Kinsey (guitarra); la experiencia con la cual estos individuos tocaban sus instrumentos era realmente impresionante. Algunos de los nuevos reclutas son Josh David Barret (voz, guitarra), Aston Barrett Jr. (batería) y Owen Reid (guitarra, bajo). Después de tocar “Three Little Birds”, “One Love” y “Jammin”, se despidió Aston Barrett (el líder actual del grupo, quien usualmente hacía los arreglos de las canciones junto a Bob) y los músicos se fueron de la tarima. Parecía haberse acabado el show, pero el público continuó exigiendo otra canción hasta que volviera el grupo, esta vez sin el gran Aston Barrett. La fiesta continuó por otro largo rato, con más de los clásicos que definieron el reggae: “Redemption Song”, “Lively Up Yourself” y “Could You Be Loved”. Terminaron la noche con “Get Up, Stand Up” y “Exodus”.

Reseña por: Giann Rivera

Fotos por: Richard Drowne